martes, 4 de agosto de 2015

Hoy os proponemos una forma diferente de disfrutar del famoso cordero a la brasa de Moraña. Y tras la comida, nada mejor que un paseo para bajarla visitando un menhir, carballeira o recorriendo la nueva senda biosaludable.

 

Si os quedasteis sin poder acudir a la famosa fiesta del Carneiro ó Espeto, nada mejor que reservar en Casa Varela (segundo premio del concurso de pinchos de "carneiro", Espétalle un pincho 2015). Restaurante famoso por su marisco a precio asequible y su empanada de millo. Y luego disfrutar del café en la parte de atrás.


Tras la comida, como buenos cogecomedores que somos, os propongo visitar el Menhir de Gargantáns. O si lo preferís, antes para abrir el apetito.  Al llegar a Moraña, en el cruce del semáforo, en vez de seguir de frente al centro del municipio, coge a tu derecha en dirección al Parque Arqueológico de Campo Lameiro. Aproximadamente a  poco más de 2 kilómetros, sigue los carteles que indican cómo llegar al menhir.


De regreso a la carretera, puedes continuar a mano derecha, siguiendo las indicaciones, hacia el santuario de los Milagres de Amil. Frente al santuario, bajando las escaleras, se encuentra Casa Rogelia (C. Marcial), donde, si reservas con antelación y juntas un grupo, podrás disfrutar de su famoso porquiño.


Si vuelves hacia el centro, coge de nuevo el cruce hacia Casa Varela (a tu izquierda regresas a Moraña) y a menos de un kilómetro, coge el desvío a mano derecha hacia A Bouza y a unos metros, en el lugar O Lameiro, parte la ruta señalada como Senda Biosaludable. Un paseo de 1600 metros hacia Pontellas, por el margen de un regato. Entre ir y volver, a penas tardarás 50 minutos.



Se trata de un sendero de fácil acceso que transcurre entre campos, lavaderos... ideal para hacer la digestión.


Y si te quedas con ganas de más, visita cualquiera de las maravillosas carballeiras de Moraña: Santa Lucía, Santa Xusta o la de Lebón.



0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Toggle Footer